NO QUEREMOS TANTO PLÁSTICO!!!

La nueva Ley de Residuos apuesta por los embalajes de cartón, papel y madera por ser más sostenibles. A pesar de ello existe la necesidad de armonizar las diferentes normativas de las comunidades autónomas en materia de reciclaje. Las Comunidades Autónomas  son las competentes en materia de medio ambiente y residuos. 

Los principales motores del cambio de la legislación en esta materia han sido la necesidad de transponer la normativa comunitaria europea, la presión social de organizaciones de consumidores y ecologistas, la demanda de los sectores implicados y las iniciativas que, desde el Congreso y el Senado, han conducido al Gobierno a cumplir con un compromiso asumido para la legislatura que ahora termina y cuyo anteproyecto llevaba años bloqueado en el Ministerio de Medio Ambiente. Todos los sectores de la población son cada vez más sensibles a la ecología, y cualidades como el carácter renovable, reciclable y biodegradable de los materiales se valoran de forma creciente e imparable.

Las ventajas del cartón, del papel y de la madera como materiales de embalaje se deben a que proceden de recursos renovables, es decir, que las propias industrias del papel, el cartón y la madera son las que cultivan y mantienen cientos de miles de hectáreas de arbolado en España. Esas masas forestales, auténticos huertos ecológicos que de otra manera no existirían, proporcionan los recursos naturales necesarios para la fabricación de los embalajes sostenibles.

Cabe destacar la importancia de que los materiales de embalaje no sólo sean reciclables, sino que se reciclen realmente, como ocurre con el cartón, el papel y la madera. Gracias al reciclaje, estos materiales no son un residuo, sino nueva materia prima. Aunque lo ideal es reciclarlo todo, es logísticamente imposible hacerlo al 100%, y en los casos en los que algún papel termina en el medio natural o en vertedero es cuando se aprecia la importancia fundamental del carácter biodegradable y no contaminante de materiales como el cartón, el papel o la madera, ya que se descomponen orgánicamente en un plazo de 2 a 5 meses sin dejar restos contaminantes en el proceso, el plástico tarda 400 años!!.

Ahora es fundamental que también el eslabón más fuerte de la cadena de suministro -la distribución comercial- extienda su actual decisión ecológica de eliminar las bolsas de plástico al resto de envases y embalajes. Se acabaron los embalajes no ecológicos como los de plástico y sus derivados. Así, debería incorporar en sus decisiones empresariales los factores ambientales por los que apuesta la nueva legislación de residuos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Materiales, Reciclaje, Sostenibilidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s